10 Cosas que debe conocer antes de adquirir seguro de cuidado prolongado de salud

  1. El cuidado prolongado de salud es diferente al cuidado médico tradicional
    Una persona que sufra una enfermedad física prolongada, una incapacidad o impedimento cognitivo tal como la enfermedad de Alzheimer’s casi generalmente necesitará cuidado prolongado de salud. Los servicios de cuidado prolongado de salud pueden incluir, proveer ayuda con actividades diarias, cuidado de salud en el hogar, cuidado de descanso, cuidado de hospicio, cuidado diurno para adultos, cuidado en el hogar para ancianos o cuidado en una facilidad de vida asistida (“assisted living facility”).

  2. El cuidado prolongado de salud puede resultar costoso
    El costo del seguro prolongado de salud dependerá de la duración y tipo de cuidado que usted necesite y dónde lo recibe. En el 2001, el costo nacional promedio de cuidado por una enfermera en el hogar fue de $56,000 por año; en promedio, las facilidades de vida asistida (“assisted living facility”) informaron costos de $22,476 anuales y los costos de cuidado en el hogar fluctuaron entre $12,000 y $16,000 por año.

  3. Usted tiene opciones para costear un cuidado prolongado de salud
    Las personas pagan por un cuidado prolongado de salud en una variedad de maneras. Estas incluyen, utilizar recursos personales, seguros de cuidado prolongado y Medicaid, para aquellos que cualifiquen. Ni Medicare, ni el seguro complementario de Medicare o seguros de salud que usted tenga a través de su empleo generalmente pagan por cuidado prolongado. El seguro de cuidado prolongado pagará por parte o todo el cuidado prolongado.

  4. Decida si el seguro de cuidado Prolongado de salud es para usted
    La decisión sobre si usted deberá comprar una póliza de seguro de cuidado prolongado de salud, dependerá de su edad, salud, metas generales de retiro, ingresos y activos. Por ejemplo, si su única fuente de ingreso es el beneficio de Seguro Social o el Ingreso de Seguro Suplementario (“Supplemental Security Income (SSI)”), usted probablemente no debería comprar un seguro de cuidado prolongado ya que probablemente, no podrá pagar las primas. Por otro lado, si usted tiene una cantidad grande de activos pero no desea utilizarlos para pagar por cuidado de salud prolongado, usted debería comprar una póliza de seguro de cuidado prolongado. Muchas personas compran una póliza de este tipo porque quieren mantenerse independientes de la ayuda gubernamental o de la ayuda de familiares. No quieren imponer la carga de cuidar por ellos a nadie. Sin embargo, usted no debería de comprar una póliza si no puede pagar la prima en el momento o no esta seguro que podrá pagarla por el resto de su vida.

  5. Limitaciones por condiciones pre-existentes
    Una póliza de seguro de cuidado prolongado de salud, generalmente define una condición pre-existente como aquella por la cual usted ha recibido orientación o tratamiento médico o por la cual ha sufrido síntomas dentro de cierto periodo antes de solicitar la póliza. Algunos aseguradores miran más atrás en tiempo que otros para hacer tal determinación. Muchos aseguradores le venderían una a póliza a alguien que tenga una condición pre-existente. Sin embargo, el asegurador puede que no pague los beneficios de cuidado prolongado de salud, relacionados a dicha condición por un periodo de tiempo posterior a que la póliza entre en vigor, usualmente durante seis meses. Algunos aseguradores tienen periodos de condiciones pre-existentes mayores o no tienen dichos periodos.

  6. Conozca dónde buscar seguros de cuidado prolongado de salud
    Los seguros de cuidado prolongado de salud están disponibles en varias formas diferentes. Usted puede comprar una póliza individual de un asegurador o de un agente privado, o puede comprar una cubierta bajo una póliza grupal a través de su patrono o de su membresía en alguna asociación. El gobierno federal y varios gobiernos estatales ofrecen cubierta de seguro de cuidado prolongado de salud a sus empleados, pensionados y sus familias. Usted también puede obtener beneficios de cuidado prolongado de salud a través de una póliza de seguro de vida. Algunos estados tienen programas de seguros de cuidado prolongado de salud diseñados para ayudar a las personas con el impacto financiero de tener que aumentar sus gastos para cumplir con los estándares de elegibilidad de Medicaid. Verifique con el Departamento de Seguros de su estado o con un programa de consejería para ver si estas pólizas están disponibles en su estado.

  7. Verifique con varios aseguradores y agentes
    Comuníquese con varios aseguradores y agentes antes de comprar cualquier póliza de cuidado prolongado de salud. Asegúrese de comparar beneficios, los tipos de facilidades que cubren, los límites de su cubierta, las exclusiones y las primas. Pólizas de diferentes aseguradores pueden tener la misma cubierta y beneficios pero quizás no cuesten lo mismo. Cerciórese de preguntarle al asegurador sobre su historial de aumento de tarifas y si han aumentado las tarifas en las pólizas de seguro de cuidado prolongado de salud.

  8. No se deje engañar por anuncios
    La mayoría de las celebridades que promueven este tipo de seguro, son actores profesionales contratados para anunciar los productos; no son expertos en seguros. También es importante indicar que Medicare no endosa o vende pólizas de seguro de cuidado prolongado de salud, así es que hay que tener cuidado con anuncios que sugieren que Medicare está envuelto. No confíe en tarjetas que reciba a través del correo que parezcan documentos oficiales del gobierno hasta que verifique su autenticidad con la agencia gubernamental identificada en dicha tarjeta.

  9. Asegúrese que el asegurador goza de buena reputación
    Para ayudarle a verificar si un asegurador es confiable, usted puede tomar las siguientes acciones: Deténgase antes de firmar cualquier documento, llame a su Departamento u de Oficina del Comisionado de Seguros estatal y confirme que el asegurador esté autorizado a tramitar negocio de seguros en su estado. Luego que haya verificado que esté debidamente autorizado, verifique la estabilidad financiera del asegurador examinando su clasificación. Usted puede obtener dicha clasificación gratis a través de algún servicio de clasificación de aseguradores disponible en la mayoría de las bibliotecas públicas.

  10. Revise su contrato con cuidado
    Cuando compre un seguro de cuidado prolongado, el asegurador deberá enviarle una póliza. Usted debe leer la misma y cerciorarse que entiende su contenido. Si usted tiene preguntas sobre su póliza de seguro, comuníquese con su agente para que le provea una aclaración. Si aun así tiene dudas, comuníquese con el Departamento u Oficina del Comisionado de Seguros de su estado o con algún programa de consejería de seguros.

10 Cosas que debe Saber al Adquirir una Póliza Complementaria de Medicare (“Medigap”)

  1. Conozca por qué puede que necesite una póliza complementaria de Medicare
    Una póliza complementaria de Medicare (“Medigap”) es aquella ofrecida por aseguradores privados para cubrir las lagunas en la cubierta original del Plan de Medicare. Estas pólizas complementarias ayudan a cubrir algunos costos de seguro de salud no cubiertos por el plan original de Medicare. Si usted tiene cubierta bajo el plan original de Medicare y tiene una póliza complementaria de Medicare (“Medigap”), cada una pagará por aquella parte de la cubierta del seguro de salud que le corresponda responder.

  2. Algunos ejemplos de “lagunas” en Medicare
    Usted querrá adquirir una póliza complementaria de Medicare, “(Medigap”), porque Medicare no cubre todos los servicios de salud que usted necesita. Hay costos por servicios médicos que el Plan original de Medicare no paga y que usted tendría que pagar. Algunos ejemplos de costos no cubiertos son las estadías en el hospital, estadías en facilidades de cuido especializado, sangre, el deducible anual Medicare Parte B y los servicios cubiertos bajo Medicare Parte B.

  3. Algunos ejemplos de servicios médicos no cubiertos por el seguro complementario (“Medigap”)
    Cuidado prolongado, cuidado de la vista o dental, aparatos auditivos y servicio privado de enfermería son algunos de los servicios que una póliza complementaria de Medicare “(Medigap”) no cubre.

  4. Requisitos de elegibilidad
    Para adquirir una póliza complementaria de Medicare, generalmente, usted debe tener Medicare Parte A y Parte B. Usted tiene un derecho garantizado de adquirir una póliza complementaria de Medicare (“Medigap”) si está bajo el período de inscripción o si está cubierta bajo un plan de protección complementaria de Medicare (“Medigap”). Usted podría no cualificar para adquirir una póliza complementaria de Medicare si está suscrito a un Plan de “Medicare Advantage”, recibe Medicaid, tiene actualmente una póliza complementaria Medicare (“Medigap”), o tiene menos de 65 años y está incapacitado o tiene enfermedad renal terminal.

  5. Condiciones pre-existentes:
    Una condición pre-existente es una condición o problema de salud que ha enfrentado antes de que una póliza nueva entre en vigor. En algunos casos, si usted tiene un problema de salud previo a que la póliza complementaria de Medicare (“Medigap”) entre en vigor, la compañía de seguros que ofrece dicha póliza puede negarse a cubrir los gastos médicos de ese problema de salud hasta que transcurran seis meses. Esto se conoce como “el período de espera por condición pre-existente”. La compañía de seguros sólo puede requerir este tipo de período de espera si su problema de salud fue diagnosticado o recibió tratamiento durante los seis meses previos a que la póliza complementaria de Medicare (“Medigap”) entrara en vigor.

  6. En la mayoría de los casos, usted no perderá su cubierta bajo la póliza complementaria de Medicare (“Medigap”)
    Si usted adquirió la póliza después de 1990, usted tiene la garantía de que la póliza será renovable. Ello quiere decir que la compañía de seguros sólo puede cancelar la póliza si usted deja de pagar la prima, no dijo la verdad sobre algún asunto bajo la póliza o la compañía de seguros se va a la quiebra. En algunos estados, las compañías de seguros pueden cancelarle la póliza si usted adquirió la póliza antes del 1990. Si esto sucede, usted tendrá derecho a comprar otra póliza complementaria de Medicare (“Medigap”).

  7. Compare para que pueda adquirir la mejor póliza complementaria (“Medigap”)
    Busque una póliza complementaria de Medicare (“Medigap”) que usted pueda pagar y que le provea la cubierta que usted necesita. Al comparar alternativas, tenga en mente que las compañías de seguros pueden cobrar por la misma póliza complementaria diferente cantidad de dinero y que no todas las compañías de seguros ofrecen todos los tipos de pólizas complementarias de Medicare (“Medigap”) disponibles en el mercado.

  8. Asegúrese de que la compañía de seguros es confiable
    Para cerciorarse de que una compañía es confiable puede tomar las siguientes medidas: deténgase antes de firmar algo, llame a su departamento u oficina de Comisionado de Seguros local, y confirme que la compañía de seguros está autorizada a realizar negocio de seguros en el estado. También puede llamar al Programa de Asistencia de Seguro de Salud (“State Health Insurance Assistance Program”) de su estado. Estos programas pueden orientarle sobre la mejor selección disponible de póliza complementaria de Medicare (“Medigap”).

  9. Protéjase de prácticas ilegales de seguro
    Debe saber que es ilegal que alguien le presione para adquirir una póliza complementaria, que le mienta o engañe para que usted cambie de una compañía de seguros a otra, o, que le venda una segunda póliza complementaria cuando ya tiene una. Es también ilegal que se le venda una póliza que no haya sido debidamente evaluada y aprobada en su estado.

  10. Conozca sus derechos y protecciones bajo “Medigap”
    Usted debe saber que bajo la ley federal, usted tiene derechos y protecciones en torno a su póliza complementaria de Medicare (“Medigap”). Esto incluye su derecho a adquirir una cubierta, protección en caso de perdida o cancelación de su seguro de salud, y protección a personas elegibles bajo Medicare que tienen menos de 65 años de edad. Comuníquese con su Programa de Asistencia de Seguros de Salud estatal para que reciba mayor orientación e información sobre estos derechos y protecciones.

10 Cosas que Debe Conocer al Adquirir una Póliza de Cáncer

  1. El seguro contra el cáncer no es sustituto para una cubierta comprensiva:
    Los tratamientos de cáncer sólo cubren una pequeña parte de los costos de seguro de salud de los americanos. Por tanto, es necesario tener cubierta de seguro para todo tipo de condición, no solamente cáncer.

  2. Considere adquirir una póliza de gastos médicos mayores (“major medical”) si su familia no está protegida:
    Si usted y su familia no están protegidos contra gastos médicos catastróficos, considere adquirir una póliza de gastos médicos mayores (“major medical”). Estas pólizas pagan un porcentaje alto de los gastos cubiertos luego de que usted pague un deducible.

  3. Usted puede no necesitar cubierta adicional:
    Pregúntese usted, ¿Es mi cubierta actual suficiente para cubrir estos costos?; ¿Cuánto me costará el tratamiento si tengo cáncer?; ¿Qué posibilidades tengo de tener cáncer?

  4. Mantener cubiertas duplicadas es innecesario y costoso:
    Adquiera una cubierta básica y entonces determine si una póliza, adicional de seguros contra cáncer, cubriría, necesidades no cubiertas por la póliza primaria. No asuma que la duplicidad de cubierta resultará en beneficios dobles.

  5. Algunos costos pueden no estar cubiertos por estas pólizas:
    Los pacientes de cáncer muchas veces enfrentan gastos adicionales significativos que usualmente no están cubiertos por el seguro contra cáncer. Ejemplos de estos costos son, el cuidado, en el hogar, transportación y rehabilitación.

  6. Las probabilidades están a favor suyo de que no desarrollará cáncer:
    Aunque 3 de cada 10 americanos será diagnosticado con cáncer, 7 de cada 10, no sufrirá la enfermedad.

  7. Coteje las limitaciones contenidas en la póliza:
    Algunas pólizas sólo pagan por gastos de hospitalización. Muchos tratamientos para el cáncer son ofrecidos fuera del hospital, tales como radiación, quimioterapia y alguna cirugía.

  8. Ninguna póliza cubrirá cáncer diagnosticado previo a la solicitud de póliza
    Algunas pólizas denegarán cubierta si luego resulta que usted padecía de cáncer al momento de adquirir la póliza, aunque usted no lo supiera al momento de solicitarla.

  9. La mayoría de las pólizas de cáncer dejan condiciones al descubierto
    El cáncer o su tratamiento pueden resultar en otros problemas físicos, tales como infección, diabetes o pulmonía no necesariamente cubiertos por la póliza.

  10. Muchas pólizas contienen límites de tiempo.
    Algunas pólizas requieren un periodo de espera de 30 días antes de iniciar la cubierta. Otras, dejan de pagar beneficios cuando transcurre un término fijo de dos o tres años.

© 1991 - 2014 National Association of Insurance Commissioners. All rights reserved..